Alexandra Colls i Faig explica qué es la industria 4.0 y qué papel juega Cashkeeper en esta era en la que ya vivimos

 

La industria 4.0 es la transformación digital aplicada y va desde el proveedor hasta el cliente final”

Alexandra cuenta que para Cashkeeper, lo más importante es que sus máquinas tengan conectividad. “Mediante esta conectividad, obtenemos datos en tiempo real”. Estos datos se recogen por dos motivos:

  • Para el cliente final, mediante una aplicación móvil con la que pueden tener un control permanente del estado en la que se encuentra la caja.
  • Para Cashkeeper, mediante una plataforma de IOT (Internet of things) con la que pueden analizar todos los datos anteriores.

Otra de las tecnologías que usa Cashkeeper es la Realidad Aumentada. Con ella, pueden mostrar al establecimiento interesado en comprar una de sus máquinas, cómo quedarían. Por otro lado, también utilizan la impresión 3D para poder hacer piezas de baja cadencia o piezas que son muy difíciles de fabricar.

 

 

Según Alexandra Colls, “la industria 4.0 les aporta la digitalización de un proceso que es totalmente manual, como el pago en efectivo. El hecho de tener los datos en tiempo real proporciona la plataforma adecuada para poder montar toda la IOT que proporcionará el mantenimiento preventivo, predictivo y prescriptivo mediante la inteligencia artificial y el estudio de los datos obtenidos. Este punto es muy importante para el cliente final porque buscamos el aumento de la calidad percibida y evitar que las máquinas se paren”.

La industria 4.0 es el presente, y es importante que todas las empresas desarrollen la capacidad de ajustarse digitalmente a todos los retos que ésta plantea. Aprender de los datos en tiempo real, hará que las organizaciones estén abiertas a cambios y puedan anticiparse a muchas situaciones para, por ejemplo, reducir muchos de sus riesgos en materia de productividad.